Ofertas, novedades y consejos pràcticos

Consejos para la limpieza

Consejos para la limpieza

CONSEJOS PARA LA LIMPIEZA, USO Y MANTENIMIENTO DE MUEBLES DE COCINA

PARTES DE MADERA O CHAPADAS

Limpiar delicadamente con un paño húmedo y secar con cuidado, evitar el uso de detergentes y esprays que pudieran dañar el brillo del barniz.

PARTES LAMINADAS O ENNOBLECIDAS

Limpiar con un paño húmedo o con detergente para superficies lavables, no abrasivos y que non contengan disolventes o alcohol.

PARTES LACADAS

Limpiar con un paño blando y detergente líquido, limpiar y secar con cuidado, no utilizar productos abrasivos o que contengan alcohol o disolvente.

ENCIMERAS

Las encimeras en laminado, sintéticas o de azulejos deben limpiarse con una esponja húmeda con detergente líquido normal. Deben evitarse productos muy abrasivos; en los azulejos no debe emplearse nunca limpiadores a vapor para las juntas, sino que se aconseja utilizar productos en gel anticalcáreos.
Las encimeras de acero inoxidable tienden a mancharse con la cal contenida en el agua, pero hoy en día existen productos específicos que eliminan las manchas con facilidad; atención además a no emplear detergentes que contengan cloro o alguno de sus compuestos y abrasivos (crema, detergentes en polvo, lanas de acero, etc.) ya que el acero tiende a rayarse fácilmente.
Por último, para limpiar las superficies de mármol, granito y aglomerados debe emplearse únicamente agua y jabón, evitando detergentes líquidos; es importante limpiar rápidamente la suciedad de manchas recientes, ya que, pasado un tiempo, las diversas sustancias pueden penetrar en los poros del material; en el caso de presencia de cercos o manchas es suficiente con frotar con una masa de bicarbonato y agua, dejar que actúe y limpiar con una esponja o bayeta normal húmeda; es además muy importante renovar periódicamente el tratamiento impermeabilizante por medio de los productos apropiados.

FREGADEROS

Se desaconseja emplear lanas de acero abrasivas ya que podrían rayar las superficies. Para los fregaderos inoxidables, emplear una esponja empapada de aceite tibio o pasta de españa. Para los fregaderos esmaltados, sintéticos y de cerámica, es suficiente el empleo del detergente normal para platos.

SILLAS Y MESAS

Para la limpieza de la superficie de la mesa basta con seguir, según el tipo de material, las mismas advertencias facilitadas para las encimeras; para las superficies de contrachapado o de madera consultar el párrafo referente a la madera.
Controlar periódicamente que los pernos empleados para fijar las patas estén bien ajustados.
En cuanto a las sillas en madera o lacadas valen las mismas indicaciones proporcionadas en los párrafos precedentes; para aquellas con estructura metálica, la limpieza normal puede realizarse con un paño blando ligeramente humedecido con agua o alcohol: el asiento de paja natural o sintética no requiere particular atención, es recomendable de todas formas protegerlo con un cojín para mejorar su conservación.

COMPONENTES VARIOS

Bisagras: para una larga duración de las bisagras de los muebles no es bueno forzar nunca el ángulo de apertura de las puertas, ni agarrarse a ellas cuando estén abiertas, evitar dejar paquetes o tarros de detergente u otros productos químicos que pudieran causar oxidación con el tiempo.
Bordes: los bordes tienden a agrietarse sobretodo a causa del calor del horno o de los vapores emanados del lavavajillas; LUBE emplea adhesivos de poliuretano termoendurecibles de altísima resistencia al calor y la humedad; se recomienda de todas formas abrir el lavavajillas cuando se haya enfriado completamente y secar siempre las eventuales gotas de agua.
Ménsulas y cornisas: consultar las advertencias descritas en los párrafos precedentes referidos a las encimeras laminadas y a la madera.
Estructura de aluminio y zócalos: limpiar con un paño blando y detergente líquido, enjuagar y secar con cuidado; no emplear en absoluto productos abrasivos.
Pomos y manillas: van protegidos con una película especial anti-manchas y anti-huellas, por lo tanto, se debe evitar el uso de productos abrasivos o disolventes (acetona, trielina o amoniaco) que pongan en peligro la integridad, en su lugar se debe emplear un paño húmedo y secar con cuidado.